Good Night and Good Luck transcurre en 1953, y narra el enfrentamiento real que, en defensa del periodismo independiente, mantuvieron el famoso periodista y presentador de la CBS Edward R. Murrow,  su productor Fred Friendly contra el poderoso senador anticomunista Joseph McCarthy, hecho que determinó el final de la “caza de brujas”.

Mejor Actor, Mejor Guión y Premio FIPRESCI en el Festival de Cine de Venecia 2005
Mejor Película 2005 para la National Board of Review
Mejor Fotografía 2005 para la Asociación de Críticos de Los Angeles
  • IMDb Rating: 7,5
  • RottenTomatoes: 93%

Película / Subtítulos 

 

Con Good Night and Good Luck, George Clooney pasa a formar parte, con todo merecimiento, de ese exclusivo club de actores cuya faceta de director logra superar a la de intérprete. Tras la notable Confessions of a Dangerous Mind, Clooney reivindica de nuevo su talento como realizador con esta sobria cinta, cargada de un palpable regusto a cine clásico. El acertado aprovechamiento del blanco y negro, su directa narrativa y el impresionante festival de parquedad del que hace gala su protagonista, convierten a la segunda película del Clooney director en un ejemplo de austeridad visual en el que lo realmente importante es su mensaje. Un controvertido mensaje, que pese a estar contextualizado en plena década de los 50, sigue estando de plena actualidad.

La controversia reivindicativa que el artista expresa en la película ataca desde dos frentes. El primero, y más evidente, es la defensa a ultranza de la libertad de expresión. Clooney aplaude la valentía de algunos medios informativos de la época, que incluso arriesgando su propia integridad profesional, plantaron cara a una persecución humillante, más repudiable si cabe por haber sido llevada a cabo desde las mismas instituciones políticas que deberían velar por las libertades de sus ciudadanos. La crítica a aquellos que amenazan con matar con sobredosis de amor a la democracia, es directa y honesta, al igual que lo es el tributo que rinde la cinta a las víctimas de la caza de brujas. La vigencia actual del tema podría dar lugar a miles de interpretaciones, de las cuales sacaríamos la triste conclusión de que hay guerras que se deben luchar día a día.

La segunda lectura de Good Night and Good Luck, es igual de clara pero puede quedar oculta bajo su naturaleza de épica periodística. Clooney se convierte sin rubor en el propio Ed Murrow, y su obra, a su vez, en aquel noticiario comprometido de la CBS. A través de la voz del hierático presentador, señala, con dedo acusador, a productores, directores, actores, periodistas e, incluso, a sí mismo. En una época de cine carente de compromiso, de entretenimientos suaves y evasión egoísta. En una era dominada por una televisión infestada de famosos por deméritos propios, cuestionables líderes de audiencia y programas más que superfluos, dañinos; Good Night and Good Luck denuncia a un medio dominado por los números, las estadísticas y el dinero. Pero sobre todo ataca la excesiva permisividad de un público ideológicamente acomodado, demasiado ocupado con sus propios problemas como para no pedir a gritos una dosis de blanda irrealidad. Tal vez sean esos los destinatarios del deseo de buena suerte con el que Murrow cerraba su programa cada noche. Tarde o temprano la vamos a necesitar. (Pablo Guetierrez – ZonaNegativa.com)