Kids trata sobre un grupo de adolescentes de Nueva York que consumen drogas y mantienen relaciones sexuales, con el sida planeando sobre sus cabezas.

  • IMDB Rating: 7,0
  • Rottentomatoes: 48%

Película / Subtítulo

kids1 Kids (Larry Clark - 1995)

Esta película, si bien tiene ya más de veinte años de vida, puede llevarse a la actualidad sin problemas. Kids es una cruda mirada a la adolescencia en su apogeo y clímax, con tono de falso documental a ratos, narrado en off en algunos instantes, y en otros simplemente mostrando simpleza y explicitud llevada al límite.  Su director generó controversia en los noventa al retratar de forma tan directa lo que consideraba la realidad estadounidense en la juventud. Y tiene de mucho cierto y algo de excesivo.

kids2 Kids (Larry Clark - 1995)

Podemos encontrarnos con un grupo de jóvenes, inteligentemente separados por géneros, que conversan, ríen, sufren, casi como cualquier escena cotidiana. Y esto es un gran logro de Clark y Korine, quienes escribieron un guión sin grandes pretensiones, pero a la médula.  Abstenerse almas sensibles de ver Kids, pues contiene escenas de sexo entre personajes menores de edad, como también de consumo de drogas y alcohol. Y aquí está el gran pero de la  película. No es que se muestren dichos tópicos, sino que no se traten con tino y se abuse de lo visual para generar impacto.

kids3 Kids (Larry Clark - 1995)

Al final con tanta escena de sexo y droga queda clara la crítica social a la juventud y de pasada a la familia, pero no hay solución a ella ni tampoco profundización de temas tan importantes como el sida, por ejemplo. Su parte de documental relega a un segundo plano a la de película en la pregunta que hace un personaje en su desenlace, dejando la propuesta a medias entre el dicho y el hecho.

Kids funciona como filme indie, con actuaciones que si bien no son sublimes, son interesantes como los comienzos de Chlöe Sevigny (“Boys Don’t Cry”, “Flores Rotas”) y Rosario Dawson (“Death Proof”, “Siete almas”) en reparto, en su mayoría, de debutantes.

kids4 Kids (Larry Clark - 1995)Posee un mensaje claro y directo, sin segundas interpretaciones, demostrado a gritos en cada diálogo de conversación y cada secuencia de adicción o violencia. Fuerte y necesaria en su contenido, pero si tal vez se hubiese trabajado mejor y con mayor profundidad en lo que trata, podría haber sido una obra maestra del cine independiente.