En The Breadwinner, Parvana es una chica de once años que vive en la capital de Afganistán, Kabul, durante el periodo de dominio de los talibanes. Al ser su padre detenido, los miembros de la familia se quedan sin recursos y, debido a que las mujeres tienen prohibido ganar dinero, deciden transformar a Parvana en un chico para poder trabajar. Mientras la joven trabaja, el resto de su familia marcha hacia Mazar para casar a su hija mayor, pero quedan atrapados allí por los talibanes. Parvana y su padre recién salido de la cárcel decidirán emprender un viaje para encontrar a sus familiares retenidos.

Mejor Película Independiente en los Premios Annie 2017
Mejor Largometraje de Animación 2017 para los Críticos de Los Angeles

  • IMDb Rating: 7,6
  • RottenTomatoes: 94%

Película / Subtítulo

 

Siempre decimos que las películas animadas no son sólo para los niños, ya que existe una línea discursiva más profunda que sólo los adultos lograrán captar. Incluso algunas de ellas, podemos poner como ejemplo varias cintas japonesas como Spirited Away (2001) o A Silent Voice (2017), tratan temáticas tan terribles y humanas que no son de simple visualización para los más pequeños.

A esta última lista de películas se le suma The Breadwinner, film irlandés dirigido por Nora Twomey (The Secret of Kells) y producido por Angelina Jolie, que cuenta la historia de Parvana, una joven de Kabul, Afganistán. Debido a que su padre fue herido en la guerra, deberá ayudarlo en el mercado para proveer a su familia. Sin embargo, el rol de las mujeres en la sociedad islámica es muy limitado y, luego de que su papá intentara defenderla, éste terminará en la cárcel. Con su madre, hermana mayor y un hermano bebé a cuestas, la protagonista buscará la manera de ayudar en su casa, aunque esto signifique convertirse en un niño.

Desde el comienzo del largometraje nos podemos dar cuenta que la obra que tenemos frente a nosotros será una joya. En primer lugar por la cruda historia que se cuenta, mediante una arriesgada y poética decisión narrativa. Porque por un lado la cinta se enfrenta a la misoginia de los países musulmanes, donde la mujer no puede llamar la atención, no puede estudiar, no puede hacer las compras, sino que debe limitarse a estar en casa con los hijos y si sale a la calle debe estar completamente tapada, frente a la libertad del hombre que no sólo tiene el derecho de hacer todas esas tareas y caminar libremente por la vida, sino que también puede decirle o hacerle lo que quiera al sexo opuesto. Pero por el otro, existe una trama paralela que se relaciona con la capacidad de la imaginación y la creatividad, a través de una narración ficticia que va hilando los momentos más difíciles por los que pasa la protagonista y su familia, como un cable a tierra y una distracción de la realidad. Es otro relato de lucha, de coraje, de enfrentar los miedos por un objetivo mayor.

Con respecto a la parte técnica, nos encontramos con un retrato audiovisual imponente y una hermosa animación y ambientación de Kabul (su mercado, sus calles, su desierto) y de los personajes. No es la típica composición estadounidense, sino que las imágenes reflejan el lugar de origen de los protagonistas, con su vista bella y desgarradora.

Tal vez hubiera sido interesante que se respetara el idioma preestablecido de los personajes, quienes no hablan en árabe sino en inglés. Esto hace que la experiencia no sea cien por ciento fiel, pero de todas maneras no termina influyendo en el resultado final del film.

En síntesis, The Breadwinner, candidata como Mejor Película Animada de esta edición del Oscar, es una obra maestra tanto por su composición audiovisual como por la cruda y real historia que se cuenta que, a pesar de su doloroso relato, deja una sensación positiva e inspiradora en el espectador. (Sami Schuster – CinéfiloSerial.com.ar)