Cuenta la historia de Cosmo, un niño de 14 años que crece en el Dublín de los 80 y tiene la intención de huir de su complicado hogar. Compone canciones con su banda Sing Street, como una forma de lucha y publica controvertidos vídeos musicales. Sing Street -ambientada en la capital irlandesa de los 80- recita acerca del poder de la música como conductor de vida entre personas humildes y mundanas, con sus problemas y sus miserias, siendo el salvavidas para su protagonista, el empuje de un soplo de aire puro para encontrar un sentido y una vía de escape, donde las relaciones humanas lo son todo pero siempre con la música como actor principal.

  • IMDb rating: 8.3
  • RottenTomatoes: 97%

Película / Subtítulo

Carney repite una vez más con éxito la fórmula “vamos a armar una banda”. Con un talento notable, consigue envolver de nuevo a una historia que nos es familiar pero con aire novedoso y sin pretensiones. Abandona en esta ocasión su característico tono esbelto y melancólico del amor en la madurez, pues su protagonista está en edad entre niño y proceso de adulto. Enfoca el filme desde el prisma del humor tierno que generan las primeras relaciones, en las que nos vemos reconocidos en nuestra propia adolescencia. Las continuas referencias a los grupos e hits de los años 80 encajan a la perfección en la ambientación de la película, donde parte importante de su triunfo lo tiene Brendan, el hermano mayor de Conor, cuya habitación se asemeja a un museo de la música de la época.